07 marzo, 2018 / FINANCIERA

¿CUÁNTO TIEMPO SE DEBE CONSERVAR LA DOCUMENTACIÓN?

Con la cantidad de información que pasa por nuestras manos a lo largo de los años desempeñando nuestra labor, es lógico hacerse esta pregunta. ¿Cuándo podré deshacerme de todos los papeles que forman parte de las incontables estanterías que me rodean?.

Pues bien, paciencia, analicemos cada caso por separado.

Facturas, libros, contratos, nóminas… tanto si se trata de documentos recibidos como de documentos entregados, se deben conservar por varios motivos:

  • Debido a la normativa reguladora que lo obligue
  • Porque puedan ser exigidos en un futuro a medio/largo plazo.

Lo primero a tener en cuenta lo marca el artículo 30 del Código de Comercio:

“Los empresarios conservarán los libros, correspondencia, documentación y justificantes concernientes a su negocio, debidamente ordenador, durante seis años, a partir del último asiento realizado en los libros, salvo lo que se establezca por disposiciones generales o especiales”.

Debido a esto, desde el último día de cada ejercicio, toda la documentación correspondiente al mismo debe guardarte durante los siguientes seis años, sea del tipo que sea, tanto contable, fiscal, laboral, mercantil, concursal… a excepción de que exista otra norma que exija un plazo mayor de conservación.

Es cierto que muchos se centran simplemente en los plazos de prescripción para establecer su calendario de conservación de la documentación, pero es necesario tener en cuenta la información anterior.

Ahí van los plazos de prescripción de las diferentes materias:

  1. Contable y mercantil. Conservación: 6 años.
  2. Liquidar o exigir le pago de deudas tributarias: 4 años.
  3. Fiscal: Comprobación de las bases o cuotas compensadas o pendientes de compensación o de deducciones aplicadas o pendientes: 10 años.
  4. Infracciones: 3 años.
  5. Seguridad Social: Infracciones: 4 años.
  6. Prevención de Riesgos Laborales. Infracciones: 5 años.
  7. Delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social: 10 años.

Estos plazos empiezan a contar desde el último día del pazo voluntario para la presentación de la liquidación o declaración que corresponda.

Este Sitio Web utiliza Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido, analizar nuestros servicios, ofrecer funciones de redes sociales, analizar el tráfico y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación.

Aceptar Rechazar Configurar Ver la política de cookies